Buscar este blog

domingo, 10 de febrero de 2013

La Muerte llega siempre ...con un soplo (de vida) de retraso

Es una idea simple y poderosa :


Lo sucedido, lo que ha sido, eternamente será: ninguna muerte ni olvido podrá borrar lo que ha sido.Es nuestra pequeña y humana perspectiva lo que hace del futuro más importante que el pasado.

La muerte gana siempre al final, pero solo se venga de haber perdido primero.




Hay muchas formas de decirlo : 


Con las reflexiones de B. Russell sobre lo absurdo de pensar que existe una flecha de 'evolución moral', tanto a mejor como a peor. Los hechos sucedidos son los que son, indefectiblemente y para siempre.

Con las palabras de A. Einstein a la muerte de M. Besso : 

 '...para aquellos que creemos en la física esta separación entre pasado, presente y futuro no es más que una ilusión, por muy tenaz que sea'

Con el poema de Quevedo 'Amor constante, más allá de la muerte' que hace muucho leíamos por aquí:

'Cerrar podrá mis ojos la postrera sombra que me llevare el blanco día, y podrá desatar esta alma mía hora a su afán ansioso lisonjera;...'

pero siempre encuentro nuevas y hermosas maneras de expresar esta idea tan simple y tan profunda :



No existe vida
que, aun por un instante,
no sea inmortal.
La muerte
siempre llega con ese instante de retraso.
En vano golpea con la aldaba
en la puerta invisible.
Lo ya vivido
no se lo puede llevar.

W. Szymborska. Sobre la muerte, sin exagerar




PS: Gracias a mi admirado F. Savater que me lo ha recordado  en este precioso mejunje de libro (que conste : yo le he leído en la biblioteca :)