Buscar este blog

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Acceso telefónico

Se lleva uno decepciones.

Por ejemplo, la de visitar la Biblioteca Nacional de España, país del que por cierto soy ciudadano, y que me denieguen la entrada a la zona de biblioteca por no 'ser investigador o estar escribiendo un libro'.

Me consoló poder visitar el museo del libro y una exposición.

Aunque me supo a muy poco estar en la cercanía de millones de volúmenes y no poder girar sobre mí mismo con los ojos muy abiertos, intentando asir ese momento de comunión y éxtasis místico.


La cosa puede empeorar al percatarme de otras categorías donde no entro.
Ha sido un cruel desengaño por ejemplo, descubrir - gracias MJ -la publicidad de telefónica que permite entrar en la biblioteca nacional.

Quizá debiera haber intentado metas más modestas


2 comentarios:

Jesús M. Hernández dijo...

Te lo tengo dicho, lee menos y escribe más.

wraitlito dijo...

Pues va a ser que sí.
Saludos