Buscar este blog

martes, 15 de mayo de 2007

Die Vermessung der Welt


Como decía hace muy poquito, he disfrutado mucho con la lectura de 'La medición del mundo' de Daniel Kelhman. No he podido resistir poner el título original en alemán pues suena (perdón por el prejuicio idiomático) justo lo contrario de lo que la obra es : serio y pretencioso.
Es un libro para disfrutar, sobre todo cuando uno admira, aunque sea bajo las brumas de la estatura mítica, a sus protagonistas.

Nada menos que los Sres. Humboldt y Gauss.

He descubierto que existe un comentario en internet del libro del Sr. Félix de Azúa, muy inspirado por cierto. A veces creo que lo de escribir es como lo de cantar, muchísima gente lo hace muy bien pero ... sólo en la ducha, o el escritorio de casa.

No desvelaré tantas anécdotas del argumento como en la citada reseña.
Sí me gustaría contrastar en algún sitio los carácteres de los protagonistas, por ejemplo en la colección Nivola en 'El descubrimiento de la naturaleza. Humboldt ' y ... qué curioso, de Gauss esta magnífica colección no ha sacado aún libro, no dudo que lo solucionarán, no nos han fallado hasta ahora ;) :
  • Gauss es un intelecto sublime, lo único que no entiende es la ajena estupidez del resto de la raza humana, cuestión que le depara abundantes accesos de mal humor, mas si cabe cuando la falta de entendimiento procede de su propio hijo. El hombre padece lo indecible por su mala salud y explora el universo de las matemáticas hasta cotas inalcanzables para el resto de los pobres mortales, entre ellos sus sufridos instructores, futuros colegas.
  • Humboldt es una voluntad titánica, un cronómetro-declinómetro-higrómetro humano creado como imagen especular inversa de su hermano, destinos extrañamente ligados y abocado por los hados a llegar más allá, medirlo todo concienzudamente, portar la civilización y la racionalidad consigo. Parece que ni el declive inexcusable de los años agosta su irrazonable fuerza vital.
En definitiva es un acercamiento a estos dos hombres singulares, a la profunda soledad del hombre que enfrenta a la naturaleza con su intelecto y voluntad. También encierra reflexiones sobre su sociedad - y la nuestra-, cuando muestra lo curioso que para alguien así pudo ser volver la vista de nuevo desde la verdad desnuda de la naturaleza a las complejidades y simplezas de sus contemporáneos .

2 comentarios:

Pully dijo...

El libro es fascinante. He leído la versión alemana original y no sólo el contenido es fascinante, el dominio del idioma es alucinante. Un libro para leer, disfrutar y recomendar.

wraitlito dijo...

Me da franca envidia no poder leerlo en su idioma original.
Del libro me quedó el resquemor de ver a Gauss algo caduco , pero ¿quién podía reflejar los pensamientos de tal coloso en plena forma?
Saludos