Buscar este blog

domingo, 30 de septiembre de 2007

Divina Ironía

Lo cierto es que esta entrada es seguramente la más extravagante hecha en el blog y digna de otros lugares más frikis.
Pero tenía un leve toque literario y era demasiado jugosa para dejarla pasar, era eludir una auténtica responsabilidad no comentarla.

El caso es que andaba yo por mi querida playa de san Marcos, previsto para la lectura sabatina, con libro nuevo y dispuesto a nadar luego bajo el sol de la tarde .
A esas horas, Lorenzo cae desde el acantilado hacia el mar para aparecer brevemente, si las nubes lo permiten, como una gloriosa esfera, dorada y naranja, parcialmente sumergida.

Los días finales de septiembre dan un brillo especial a la superficie del mar, como de ríos plateados vistos desde la distancia, rielando prístinos en cada vértice de la inmensa sábana azul en la cercanía.
Con esta disposición cálida y poética me acercaba a la playa, un borde arenoso al pie del acantilado, escuchando acordes disonantes de una pequeña orquesta situada en el balcón de uno de los bares que asoma a la playa.
Los ritmos iban desde la salsa al reggaeton pasando por el hip-hip y el rap, todos y cada uno de ellos masacrados sin piedad por los ejecutantes (léase ejecutores)
Cuál no sería mi asombro cuando me percaté de que las letras hablaban de Dios y de los pobres pecadores - no, no lea 'pescadores'- : se trataba de un grupo de evangelistas que realizaron todo un despliegue de medios al representar una alegoría de lucha entre demonios (chicas con toga negra y cara pintada de colores ) y seres virtuosos ( un chico de toga blanca con banda roja y una chica de toga azul), al ritmo de canciones y gritos cuasi-exorcísticos.

A pesar del sol, noté un frío asombro y una cierta tendencia a que la mandíbula inferior no terminase de alcanzar la superior por más que me esforzara.

Y bien me dirán uds. ¿Dónde está esa parte literaria que da pie al comentario?... pues si recuerdan llevaba yo a la sazón un libro para pasar la tarde;
Tengo cierta idea sobre lo que habrían pensado de mi libro los que allí se reunían.

Créanme, a pesar del título, el libro no habla de ningún producto de la leche ;)

P.D.: afortunadamente, el domingo la playa había regresado a su habitual trajín de flotador y bañadores.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No me vas a creer pero me has hecho recordar que en cierta ocasion tuve un altercado con unos Hare-Krishna alemanes en Las Cañadas del Teide...

¡Agüita con los pacifistas!

tu amigo FF

wraitlito dijo...

Yo no me atreví a discutir con ellos, no sea vayan a enfadarse...
Ya sabes, los caminos del señor son inescrutables.
Saludos

Ane dijo...

Como inescrutable es el camino en que quedó el comentario que escrbí l'otre jour.
Es para ir ensayando para París...

Joselu dijo...

El dramaturgo Antonio Álamo seguro que sacaría chispa de la situación para crear un monólogo o sketch dramático de ese jugoso encuentro en la playa de San Marcos. Una vez, hace muchos años y cuando yo hacía teatro, escenificamos en la calle el siguiente drama:una secta necrófila, adoradora de los ritos de la muerte, censuraba al mundo moderno por el olvido de la belleza de la muerte y sus ritos. Pedíamos que alguien se metiera en el ataúd que llevábamos como elemento mágico. La muerte es bella, gritábamos y cantábamos. ¿Quiere probar su muerte? ¿Te imaginas habernos encontrado? Me gustan las escenificaciones dramáticas sean del tinte que sean. Añaden recursos tragicómicos a la vida, en sí tan poco variada.