Buscar este blog

domingo, 2 de septiembre de 2007

Lecturas Adultas


Hace poco he leído las reflexiones del Blog 'Profesor de secundaria' sobre literatura adulta en este comentario.
Merece la pena leerse en detalle y reflexionar sobre sus argumentos.
Hay partes que firmaría letra por letra, e incluso desearía haber tenido la claridad meridiana de su autor para expresarlas , por ejemplo escribe, refiriéndose a la época adolescente :

'Ahí nuestros alumnos se han adentrado ya en la vida y empiezan a conocer algunas de sus zonas oscuras. Las pulsiones de lo sexual y lo existencial ya han hecho su aparición y los modelos de lectura deben cambiar. En muchas culturas a esa edad ya se es plenamente adulto. Sin embargo, en la nuestra prolongamos su duración y un cierto estado de inmadurez e infantilismo. Nuestros alumnos no quieren crecer y a la vez quieren hacerlo. El mundo de la irresponsabilidad y el juego sin consecuencias les atrae poderosamente. Empiezan a sospechar que la vida es difícil y extraña. Su adolescencia –en pleno estallido- es una época turbulenta. Están aprendiendo que nos pasamos la existencia conjurando el peso de la muerte que nos acecha y el cambio que no cesa. De ahí su renuencia a crecer, pero también la atracción hacia otros mundos que vayan más allá de ellos mismos y de ampliar su círculo de experiencias.'

Y sobre los libros que recomendamos en dicha época :

'A un adolescente puede ofrecérsele cualquier libro aunque esté lleno de violencia, horror y sexo. Ellos en su mundo compartido van más allá y les atrae todo lo que se les pretende ocultar. A un adolescente puede ofrecérsele cualquier obra adulta que sea dinámica o de una alta tensión interna. He visto adolescentes absorbidos por el mundo de Samuel Beckett y entusiasmados leyendo Esperando a Godot, igual que los he visto a los dieciséis años fascinados leyendo La náusea de Sartre o El extranjero de Albert Camus.'

Puede parecer excesivo o contradictorio proponer libros que contengan violencia para adolescentes cuando uno de los objetivos de la educación y de todos los sistemas sociales es reducir, encauzar la violencia y en último término hacerla desaparecer.
Pero ¿cuál es la alternativa? : ¿edulcorar el mundo? ¿anestesiar los sentido de los adolescentes para que no la perciban en las noticias, no la discriminen en la televisión, no la vean en los juegos , en internet, en las consolas? ¿dormir su inteligencia?

No podemos parar el tiempo para nadie, tampoco para nosotros mismos, como a veces desearíamos.
Cada uno debe desarrollarse al máximo de su propio potencial, no verse restringido por una pseudoprotección anquilosante.

A este respecto poodríamos reinterpretar a Pericles que decía en su celebérrimo discurso funerario :

'No es una vergüenza para nadie aceptar que es pobre, pues lo realmente vergonzoso es no tratar de salir de la pobreza con la acción'

Debemos salir de nuestra ignorancia mediante la acción y dejar atrás, en la oscuridad, a nuestros alumnos por tratar de suavizar el camino, no es uno de las cosas que debiese hacernos sentir orgullosos.

Claro, hay varias dificultades para atacar este problema con franqueza, bien lo expresa la siguiente respuesta al texto :

'Estupenda defensa, Joselu. Pones alto el listón y haces crecer a tus alumnos con retos importantes. Sin embargo, me gustaría saber si todos son capaces de abordar esas lecturas. Tal vez sea sólo una falsa percepción mía, pero entre los alumnos de 4º de ESO de este año sólo cinco (de dieciséis) me pidieron lecturas adultas que les recomendé con gusto. Eran los cinco que tenían claro que iban a seguir estudiando; el resto no querían oír hablar de lecturas complicadas.'

Claro que el autor de la reflexión lanza un reto a modo de propuesta :

'Antonio, tienes razón y quizás me excedo de optimista. La realidad con que nos encontramos nos determina. Estoy buscando y realizando una lista de lecturas "trampa" para captar a mis alumnos. El reto es difícil y ha surgido gracias a tus reflexiones sobre promoción de la lectura.'


Varias fueron las propuestas para elaborar listas de libros para estas edades que hicimos hace poco.

He puesto en portada dos libros que, en mi opinión, se podrían usar a modo de libros-trampa para iniciar a futuros bravos lectores, los dos pertenecen a un género algo denostado pero que para mi amigo F.F. - un avezado lector - y para mí fueron un verdadero inicio : Cómics .
Bajo la sombra de un árbol algo elevado sobre el soleado paseo que llevaba al gimnasio, junto a la fuente, en los recreos de aquellos procelosos años de la adolescencia, nos sentábamos entre cómics, hablábamos incesantemente de lo divino y de lo humano, también de lo superheróico, claro ;)

Estos dos cómics, verdaderas novelas, son retratos de seres de personalidades complejas y creíbles, de situaciones donde no hay solución perfecta, sin vuelta atrás, a pesar de sus características elaboradamente fantasiosas.
Pueden extraerse analogías con la vida real y no, repito no, están teñidas de una fácil moralina, de una receta aplicable y universal que explique lo que hacer en tantas y tan difíles circunstancias como la vida nos ofrece.

7 comentarios:

Antonio dijo...

Es un placer constatar que alguien ajeno al profesorado de lengua sigue los debates sobre fomento/iniciación a la lectura. Además tu propuesta de lectura de cómics es muy sensata. A veces nos olvidamos de que existe literatura más allá de las novelas o la poesía. El cine, el cómic, etc. pueden ser el detonante para enganchar a leer.

wraitlito dijo...

Efectivamente.
De todas maneras, estamos hablando del tema desde la perspectiva de lo que nosotros podemos hacer en 'este lado de la tricheras', queda una larga conversación sobre el lado paterno.
Saludos.

Anónimo dijo...

ya que me sacas a colación debo decir que tengo la mas absoluta certeza de que si no hubiera leído comics tampoco hubiera leído libros.
Por cierto, cuando te vea te llevo un libro de Vicente Verdú, "el estilo del mundo", trata entre otras cosas sobre el infantilismo de la sociedad actual. Creo que te gustará.
Tu amigo FF

wraitlito dijo...

Gracias F.F., espero que nos veamos pronto.
Saludos.

Joselu dijo...

Me ha costado encontrar esta entrada que hace referencia a otra anterior mía. Con retraso me hago eco de ella (a partir de ahora te tendré presente en mis enlaces): es difícil entrar en el gusto adolescente. En él todo es un misterio. Es un territorio incierto marcado sobre todo por una renuencia a la lectura. Parece como si lo escrito no fuera a decirles algo frente a otros códigos. Sin embargo, estos días en que estoy recomendando libros percibo cierta tensión por saber qué les voy a sugerir. Recobramos la atmósfera de expectación que en otras épocas tenía la lectura. Si no experimentamos, nunca aprenderemos. Un cordial saludo.

wraitlito dijo...

He visto con atención la lista que has preparado pero no me he atrevido a opinar porque desgraciadamente no he leído la mitad. Me temo que soy demasiado fanático de algunos géneros y muy poco versado en otros .
Por ejemplo, he leído todos los propuestos de ciencia ficción y me han gustado todos - de hecho creo que crónicas marcianas estaría mejor en la sección de poesía ;) -, en cambio sólo he leído uno de los de los policíacos.
Especialmente agradable los Relatos sorprendentes, ahí está uno de los hitos de mi niñez : la historia interminable.
Saludos.

Anónimo dijo...

Buen comienzo